Nuestro Blog

Íntimo! - Único! - Sentido! - Ecológico!
El Testamento Vital o DVA

El testamento vital o documento de voluntades anticipadas (DVA) es un documento por el que las personas mayores de edad y con capacidad legal suficiente, manifiestan su voluntad respecto al tratamiento médico que quieren recibir en caso de encontrarse inconscientes o incapacitados para expresarse, a causa de una enfermedad terminal o con consecuencias muy graves irreversibles.

Se trata de un documento firmado con sus indicaciones, donde establecen si quieren que se prolongue o no su vida de manera artificial mediante soportes vitales, como la alimentación o la respiración asistida o algún tipo de fármacos específicos.

El testamento vital también puede recoger las voluntades del otorgante respecto al destino de sus órganos o de su cuerpo una vez llegados al momento de la muerte.

El objetivo del artículo 11.1 de la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, tiene como objetivo principal, reforzar la autonomía del paciente y al mismo tiempo, legitimar y proteger al médico en caso de que se produzcan situaciones conflictivas en torno a decisiones de vida o muerte, ya que la voluntad expresa del paciente habrá quedado reflejada y firmada por escrito y en muchos casos habrá nombrado un tutor o representante porque llegado el caso, sea el interlocutor suyo con el médico o el equipo sanitario, para procurar el cumplimiento de sus instrucciones previas.

Es importante no confundir el Testamento Vital con la Eutanasia o voluntad expresa de morir, ya que en el caso del testamento vital, el paciente no solicita murió sino que pide morir de forma natural, evitando de alargar la vida de forma innecesaria con medios artificiales y únicamente aceptando fármacos analgésicos que le eviten el sufrimiento.

También hay que tener en cuenta que un testamento vital no expresa voluntad sobre el destino de los bienes materiales del otorgante ni sobre su patrimonio, por lo tanto hay que entender que el DVA y el testamento de tipo sucesorio, son dos documentos totalmente diferentes con objetivos completamente distintos. Uno decide sobre la salud y destino de su cuerpo y el otro decide sobre los destinatarios de su patrimonio.

El documento de voluntades anticipadas (DVA) se formalizará a través de notario o ante tres testigos. Una vez firmado hay que incorporar este documento en la historia clínica del paciente y es aconsejable para facilitar el acceso a los médicos que la han de tener en cuenta, inscribirlo en el Registro de Voluntades Anticipadas del Departamento de Salud. Así el documento se incorpora a la historia clínica compartida de los pacientes y también puede ser visualizado en el resto del Estado Español.

Organizamos el acto de depositar las cenizas de tu ser querido bajo las olas del Mediterráneo

 
Íntimo! - Único! - Sentido! - Ecológico!